Limpiar el acero inoxidable.
Limpiar el acero inoxidable.

Limpiar el acero inoxidable


Si quieres que el acero inoxidable quede impecable prueba los siguientes trucos:

Para limpiar el acero: Pon en una esponja húmeda unas gotas de lavavajillas líquido. Frota la zona (fregadero, nevera…¡lo que sea!) en sentido de las betas. Con esto conseguirás arrastrar cualquier tipo de suciedad (grasa, etc) y preparar la zona para el abrillantado.

Para sacar brillo al acero inoxidable y prevenir la suciedad: Pon un chorrito de ginebra (la más barata que encuentres en tu supermercado) en un trapo seco de hilo o de algodón que no suelte pelusa. Frota hasta que se seque y verás cómo brilla! Y para que dure más tiempo limpio, frota con un trapo de algodón impregnado en unas gotas de aceite de bebé. ¡¡Queda reluciente!!

Para pulir el acero inoxidable: Si has descubierto alguna pequeña rayada en el acero puedes preparar un pulimento casero: mezcla cenizas (de cigarro o de la chimenea) con aceite.  Frota el acero con un poco de la mezcla y un trapo suave y seco (preferiblemente algodón o hilo). Una vez hayas frotado bien (siempre en sentido de las vetas del acero inoxidable) limpia los restos de pulimento con otro trapo de algodón empapado en alcohol y frota hasta que no que la zona quede bien seca y brillante. ¡Quedará impecable!

Si te han gustado estos trucos, no te puedes perder: Manchas en el acero inoxidable.


Like it? Share with your friends!

1
Share via
43 shares, 1 point

5 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Send this to a friend

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar