0
9 shares

Exfolia tu piel si quieres lucir un bronceado saludable o quieres preparar la piel para algún tratamiento. Mezcla un puñado de sal con tu gel habitual y frota con esta mezcla todo el cuerpo. Para darle más intensidad a la exfoliación frota con un guante de crín, con mucho cuidado para no irritar la piel. El gel contribuye a limpiar la piel, mientras que la sal realiza una exfoliación mecánica sobre la piel, aportando así mismo las cualidades de la sal para embellecer la piel. Una vez aclarado el cuerpo sólo debes secarte a toquecitos, nunca arrastrando. Para completar la acción prueba a no secar del todo el cuerpo, déjalo un poco húmedo, y aplica un aceite corporal (de bebé, de almendras dulces, el que tengas más a mano). El aceite junto con el agua  a la vez que hidratan la piel crean una barrera protectora para preservar la humedad del cuerpo, por lo que estarás hidratada todo el día.

Advertisements

Like it? Share with your friends!

0
9 shares

What's Your Reaction?

Me gusta Me gusta
0
Me gusta
No me gusta No me gusta
0
No me gusta
Risa Risa
0
Risa

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar